fondo-blog

Blogs

Entrevista a Mercè Almendros directora general de Momentum Task Force

Momentum Task Force  es una de las 91 empresas que a día de hoy conforman la Red de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género. Sobre su experiencia en este programa del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y sobre el trabajo que desde el año 2011 vienen desarrollando para colaborar en la inserción laboral de mujeres víctimas de violencia de género hablamos con Mercè Almendros, directora general de la compañía.

¿Por qué Momentum-Task Force se decide a participar en el programa ‘Red de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género’? 

En el año 2011, junto a Danone y la Fundación Ana Bella, lanzamos un proyecto de inserción laboral de mujeres que han superado la violencia de género. Nos dimos cuenta que, dentro del proceso de recuperación de una mujer víctima de violencia de género, era de vital importancia la independencia económica. Para ello era necesario tanto una oportunidad laboral, como su inserción en el mercado laboral.

Cuando una mujer está siendo maltratada la sociedad la sigue viendo como una víctima y sólo tiene acceso a trabajos invisibles, poco remunerados y sin ningún reconocimiento social, lo que llega a causar una doble victimización que las lleva a la exclusión social.

En ese momento se crea la Escuela Social Ana Bella para el Empoderamiento de la Mujer. Un proyecto de CO-CREACIÓN en el que formamos a mujeres supervivientes de violencia de género, para que liberen su potencial y lo enfoquen en su inserción laboral como mujeres empoderadas, que contribuyen al desarrollo económico y social de las empresas. En la Escuela Social Ana Bella ofrecemos formación profesional, talleres de empoderamiento, coaching individual y una oportunidad laboral trabajando como embajadoras de marca en los puntos de venta.

Nuestro modelo se basa en la necesidad de las empresas por vender sus productos a través de proyectos promocionales y comerciales. Para ello necesitan un equipo humano que lo haga realidad, y ahí es donde la Escuela aporta mujeres supervivientes, motivadas y comprometidas que realizan una gran labor.

En el año 2012 conocimos la existencia de la Red de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género. Su objetivo es suscribir convenios de colaboración con empresas de ámbito nacional y en distintos sectores de actividad; y con ello, promover la sensibilización en materia de violencia de género. De esta manera fomentan la integración social y laboral de las mujeres víctimas. En ese momento pensamos que nosotros ya estábamos haciendo una labor importante, y que suscribirnos a estos convenios podía aportar un valor añadido para las mujeres con las que trabajamos día a día.

¿En qué se concreta vuestra participación en este programa?  

Principalmente nuestra participación está basada en el proyecto de la Escuela Social  Ana Bella. Momentum Task Force es una empresa especializada en marketing promocional y comercial, aportando equipo humano a las compañías que requieren de dichos servicios. A través de estos proyectos incorporamos a mujeres que proceden de violencia de género a nuestra plantilla, dándoles una oportunidad laboral e integrándolas en nuestra plantilla.

Danone ha sido la primera empresa que ha creído en las mujeres supervivientes contratando el servicio de Embajadoras Danone en puntos de venta por toda España.

Desde el año 2011 hasta hoy, Danone y Momentum Task Force ha conseguido empoderar a 550 mujeres y crear 148 puestos de trabajo.

Participamos y ayudamos en la difusión de todas las campañas de comunicación que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ponen a nuestra disposición. Además colaboramos activamente en los eventos que se realizan a través de este organismo.

¿Qué valoración hace hasta el momento de vuestra participación en el programa? 

La valoración es muy positiva. Gracias a nuestro proyecto hemos mejorado el proceso de empoderamiento personal de la mujer y su integración social a través de un trabajo digno. Esto ha permitido a muchas mujeres rehacer sus vidas.

Durante este proceso las mujeres desarrollan un aumento significativo de autoestima y de seguridad en sí mismas. Se sienten orgullosas de su trabajo y agradecidas por la oportunidad. Además perciben que son valoradas por la sociedad, por sus familiares y amistades. Gracias a todo esto se convierten en agentes de cambio social y en ejemplo para otras mujeres.

¿Hasta qué punto cree que la integración laboral desempeña un papel esencial en el proceso de recuperación de una mujer víctima de violencia de género? 

Las mujeres víctimas de violencia de género pasan por diferentes etapas y suelen presentar secuelas específicas. Estas pueden repercutir en su vida cotidiana, como en el caso de la búsqueda de empleo.

Por esto es tan importante orientar, asesorar y formar a estas mujeres de cara a que adquieran seguridad y recuperen la autoestima perdida. En definitiva: empoderarlas para su inserción laboral.

Además adquieren una independencia económica que es vital para tomar sus propias decisiones y no depender de nadie más que de ellas mismas.

¿Cree que en las empresas sigue habiendo reticencias y miedos a la hora de acoger proyectos de inserción como este? 

Las empresas somos fuente de riqueza y a la vez un motor de cambio social, siempre dispuestas a colaborar, para lograr un desarrollo sostenible de nuestro entorno. No creemos que las empresas se sientan reticentes a contratar mujeres que han sido maltratadas, más bien es el estigma alrededor de la violencia de género que se ha transmitido a través de los medios de comunicación, lo que hace que la inserción de mujeres que han sido víctimas sea más difícil. Sobretodo en trabajos de cara al público. Tenemos en nuestra conciencia social las imágenes de mujeres con el ojo morado cuando se nos habla de maltrato, y por tanto los canales de inserción, pasan por oportunidades laborales en trabajos ocultos. Por eso desde Momentum Task Force hemos querido abrir una vía de inserción laboral pionera. Contratando a mujeres no víctimas, sino mujeres supervivientes que forman parte de la Fundación Ana Bella, en trabajos de cara al público. A través de empresas como Danone, mostramos a la sociedad que una mujer que ha sido maltratada, con apoyo, es válida para realizar cualquier tipo de trabajo con eficacia y compromiso.

Esta idea innovadora de cambio social, que estamos desarrollando hace más de cuatro años a través de la Escuela Social Ana Bella, ha sido reconocida dentro de nuestro país y a nivel europeo con varios premios y reconocimientos:

  • Premio al mejor proveedor de Danone. En Mayo de 2013 Momentum Task Force y la Fundación Ana Bella fueron premiados como el mejor proveedor del año en el área de servicios entre más de 2.500 proveedores en todo el país.
  • El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad reconoció a Danone y a Momentum Task Force por la gran labor que se está realizando en el proyecto Escuela Ana Bella para el Empoderamiento de la Mujer.
  • Danone fue premiado por la Fundación Seres por el proyecto de integración y formación a mujeres supervivientes de violencia de género (2013).
  • Premio europeo al mejor proyecto de co-creación: Ashoka nos otorgó el premio al mejor proyecto europeo de colaboración.

 ¿Cómo valora el apoyo del sector público para que las empresas puedan participar en proyectos como este? 

La creación de una red de empresas libres de violencia es un impulso para visibilizar y atraer el compromiso de las empresas y así empezar a contratar a mujeres que han sido maltratadas. La bonificación en la seguridad social no siempre es aplicable a las empresas que las contratan y su cantidad es mínima si la comparamos con otros colectivos. En cualquier caso, el apoyo tanto público como privado es crucial para acelerar los cambios sociales y evitar que las mujeres que han sido maltratadas sigan en exclusión social.

En nuestra opinión, desde los sectores públicos se tendría que transformar el concepto de discriminación positiva al que se enfrentan las víctimas, por el de inserción laboran en base a sus cualidades como mujeres superadoras y fuertes.

Mostrar a la sociedad que estas mujeres no siguen siendo unas víctimas. Que no son un problema por resolver, sino que son parte de la solución como trabajadoras eficaces y comprometidas.

Isabel García

Más entradas de blog

Fundación Ana Bella y la inserción de mujeres supervivientes

Hay que ser muy fuerte para resistir un maltrato,  hay que ser muy valiente para romper el...

Ellas empiezan de nuevo

Todo cambia según como lo ex-preses.  En los medios de comunicación se suele emplear la...

Añadir comentarios